Consejos para armar mi web.

consejos-para-armar-mi-web

 

Tener control sobre los contenidos que uno quiere publicar es sumamente importante, como también lo es administrar tu sitio web a diario. Por eso, sin duda, lo mejor es que seas vos misma quien tome el control de esta administración. Nadie le va a poner tanta energía y amor a su página como uno mismo. Por eso te dejo unos consejos para que puedas crear tu propia página web de una manera muy fácil y eficaz. 

 

1- Definí la idea para el sitio web.

Decidí sobre qué tratará tu sitio web. Comenzá por el propósito principal y la funcionalidad que deseas que tenga. Por ejemplo:
Sitios web de comercio electrónico. Podés vender tanto productos digitales como físicos a grandes audiencias de todo el mundo.
Blogs. Con la posibilidad de abarcar una variedad de temas, tanto un negocio (afiliados, reseñas, blogs especializados) o una actividad de ocio (viajes, comida, música, libros).
Sitios web educativos. Si sos aficionada a un pasatiempo o tenés una habilidad en particular, te puede ayudar.
Sitios de noticias. Si te interesa publicar historias innovadoras, crear una web va a lograr que sea mucho más fácil transmitir tu mensaje.
Sitios de portafolio. Mostrar tus habilidades y fortalezas puede mejorar enormemente la presencia y visibilidad en línea.

 

2- Registrá un nombre de dominio.

El nombre de dominio forma parte de la URL o dirección de tu sitio y es el nombre por el cual los visitantes te van a conocer; una vez que elijas uno, vas a estar creando la marca de tu sitio web.
Si estuviste haciendo negocios por un tiempo sin un sitio web, considerá tener el nombre de tu empresa en tu dominio, para que tus clientes actuales puedan encontrarlo. Si estás buscando construir un sitio web de afiliados, incluí la marca, el producto o el tema del sitio web que estás creando en tu nombre de dominio.
Te dejo algunos consejos:
Elegí «.com«: Es más fácil de recordar para tus visitantes.
Intentá que sea breve. Cuanto más fácil y atractivo sea el nombre de tu sitio, mejor. Demasiados largos pueden ser difíciles de memorizar.
Evitá los guiones y los números. si los elegís puede aumentar la posibilidad de que los usuarios escriban mal la dirección.

 

3- Adquirí hosting web

Una empresa de hosting web o un proveedor de servicios de hosting, es la compañía a la que le vas a pagar una tarifa anual para almacenar tu sitio web, con todos sus contenidos, en uno de sus servidores privados; de modo que los visitantes del sitio puedan acceder a tu sitio web.
Tenés que elegir un plan en el que puedas confiar y en el que puedas crecer, lo que significa poderosos servidores con la capacidad de manejar la audiencia de tu sitio web. Otras cosas que debés tener en cuenta son los costos de registro y renovación, soporte técnico de confianza y un panel de control fácil de usar.

 

4- Elegí una plataforma y construí tu página.

 La plataforma o sistema de gestión de contenido (CMS) que elijas te proporcionará un marco de páginas, galerías y espacios de contenido; básicamente, un sitio web completo. Lo único que vas a tener que hacer es agregar tus medios y contenido personalizado.
Dependiendo de la plataforma que elijas, vas a encontrar miles de temas personalizables y diseños con diferentes modelos de negocios a tu disposición.
Acá te dejo algunos ejemplos para la creación:
Sistemas de gestión de contenidos. Ideales para blogs y sitios web que publican muchos artículos/contenido. Ejemplos: WordPress, Joomla y Drupal.
Scripts de ecommerce. Perfecto si querés tener una tienda virtual. Ejemplos: PrestaShop, Magento, WooCommerce.
Constructores de sitios web. Una forma sencilla de crear un sitio web sin tener conocimientos de programación. Contienen una interfaz de arrastrar y soltar con muchas funciones de personalización incluidas.
Sitios web desarrollados por ti. Si te gusta el desarrollo web, crear un sitio programado por vos mismo también es una gran idea. Toma más tiempo y esfuerzo, pero podés implementar cualquier característica que sea fundamental para tu proyecto.

 

5-  Instalá la plataforma adquirida.

El proveedor de hosting elegido probablemente te ofrezca una simple instalación de un clic, que tendrá tu sitio listo para su personalización en 5 minutos. Si esto no ocurre, no te preocupes; solo visitá la pestaña de descarga en el sitio web de la plataforma elegida y también te va a guiar en el proceso.

 

6- Elegí un tema.

Acá va a estar el aspecto visual de tu sitio web. Esto determinará los colores y el diseño. Elegí tu tema con cuidado, no sólo eligiendo uno que se vea bien, sino uno que tenga una buena funcionalidad y buenas críticas.
El tema siempre se puede cambiar en una etapa posterior, pero te aconsejo que evites cambiarlo con frecuencia, ya que esto puede tener efectos negativos en el SEO y la marca.

 

7- Instalá plugins.

Estos complementos son pequeñas aplicaciones que se pueden instalar en tu tema para proporcionar una funcionalidad adicional en tu sitio web. Contienen desde iconos de redes sociales compartidas, hasta formularios de contacto por correo electrónico. Debés tratar de mantener el número de complementos al mínimo, ya que no siempre funcionan al 100% en armonía y pueden ralentizar tu sitio.

 

8- Cargá tu contenido.

Una vez que terminaste todos los pasos anteriores, llegó el momento de ingresar contenido a tu sitio web en forma de artículos o información.
Subí tus medios y contenido. Personalizá tus colores y menús. Y comenzá a crear una audiencia para tu sitio web.

 

Espero que estos consejos te hayan sido súper útiles y te hayan dado las energías necesarias para enfocarte en realizar con éxito tu nueva página web. ¡La vas a administrar excelente!.

 

Si te gustó, compartilo!

Muchas gracias!

 

Fuente:

LuliteSocialMedia