Storytelling es el arte de contar una historia usando lenguaje sensorial presentado de tal forma que trasmite a los oyentes la capacidad de interiorizar, comprender y crear significado personal de ello.

La intención que se persigue al utilizar esta técnica, es generar una relación más allá de la transmisión de la información a nuestro público. De esta forma, vas conseguir que tu marca quede ligada en la mente del consumidor a través de los valores, experiencias, consejos y aprendizajes que desarrolles en tu historia.

Las redes sociales están llenas de historias… pero una historia bien contada nunca se olvida.

Claves del Storytelling.

  • Tu estrategia debe incluir los valores de tu marca.
  • Las virtudes que tenés como marca, esas que te hacen diferente al resto.
  • Pensá un enganche para enamorar a tu público hasta el punto que te prefiera entre el resto de marcas de tu competencia.
  • La historia debe ser fácil de contar y también tiene que dar ganas de ser compartida. Para lograr esto, tenés que conectar desde la EMOCIÓN o desde el HUMOR.
  • Debe entretener, informar y conectar a tu audiencia con algo (una idea) o alguien (una marca).
  • Debe ser real, no inventada y en la que el público se sienta identificado y comprendido.

¿Qué podés contar?

1) Tu historia personal o de tu negocio.

Contá que era de tu vida antes, como fue la creación de tu negocio, el proceso, cómo estás ahora y que proyectás
para el futuro. En este tipo de narración lo aconsejable es pasar por 4 etapas:

  • La introducción.
  • Planteo del problema/ día D / detonante.
  • Nudo.
  • Desenlace.

2) Situaciones reales.

En este punto podés contar una anécdota que te haya sucedido, un problema con un cliente, un aprendizaje como método de reflexión.

3) Testimonios.

En este punto hablarás sobre la historia real de tu cliente, cómo se sentía antes de conocerte, como comenzaron a trabajar juntos y como tuvo éxito o se siente realizado gracias a tu aporte.

4) Basado en valores.

El objetivo principal será que el consumidor relacione la marca con la personalidad de los protagonistas, consiguiendo posicionarse de una manera mucho más potente para esos valores. Por lo tanto, vas a contar sobre tu servicio, sobre tu producto o sobre tu marca siempre hablando de sentimientos, valores, gustos, experiencias.

Por ejemplo:

“No hay nada más lindo que empezar la mañana con café caliente y un
budín esponjoso compartido en familia, para disfrutar de los pequeños momentos
comiendo sano y rico, porque te traigo este budín integral hecho con limones frescos y
nueces que es irresistible, hasta para los paladares más exigentes…”.

De esta manera, unís tu producto con sentimientos y experiencias.

Pensate a vos como oyente, cliente o consumidor para después imaginar que te gustaría que te cuente tu marca favorita. Compartí sensaciones positivas, por ejemplo:

storyteling-lulite

La palabra es una herramienta muy poderosa y vos tenés acceso a ella todos los días. Podés contar tu historia y también podés hacer que los demás den testimonio de vos, de tus productos, de tu local, etc.

Consejos para que logres conectar más en tus textos.

Te invito a leer 2 artículos sobre las palabras a utilizar:

Particularmente yo, como tarea, me propongo usar 1 o 2 palabras en cada uno de mis textos con mis clientes, como ejercicio para incorporarlo.

Conversá con ellos, compartí sus comentarios y humanizá tu marca mediante el Storytelling.


Si te gustó, anímate a aplicar esta técnica y contame tu experiencia!

Muchas gracias!

Fuente:
LuliteSocialMedia

COMPARTE ESTA NOTICIA CON TUS SEGUIDORES ❤

¿Queres recibir más información de Marketing DIgital?

Añade tu mail a Lulite Social Media y todos los meses recibirás información y novedades de las nuevas tendencias de las redes sociales, marketing, diseño y más sorpresas.

Deja un comentario